sábado, 15 de marzo de 2008

LA CASA AZUL, EL RENCOR ROSA




Una vez, ya usé una de sus composiciones para una de mis particulares revanchas personales y ahí fue cuando se me ocurrió el concepto que encabeza este post; desde que supe quiénes eran, o más bien, quién era La Casa Azul eso del tontipop empezó a parecerme interesante, ya que se parece bastante a esa música sesentera que siempre me ha gustado tanto.

De las canciones de Guille Milkiway, lo que me fascina, al menos en la mayoría de las que he podido escuchar, es el contraste entre esas letras llenas de amargura y resentimiento y las luminosas melodías que las ilustran, aunque precisamente en la canción que ha presentado al festival da la impresión de que lo que llamo el rencor rosa se ha diluido, sobre todo por este fragmento en concreto:

Tú que decidiste que tu vida no valía,
que te inclinaste por sentirte siempre mal,
que anticipabas un futuro catastrófico,
hoy pronosticas la revolución sexual.

No dudo que esta estrofa llegaría hasta lo más profundo de muchos corazones tan negros como el mío, al menos en lo que se refiere a expectativas catastrofistas y pasados oscuros.

Antes de encontrarme con la dudosa sorpresa de que se presentaba a Eurovisión, "La revolución sexual" me gustó bastante, además me alegró descubrir que este grupo había sacado otro disco, si bien esta circunstancia eurovisiva ha tenido su cara oscura para los admiradores de esta banda que se han visto acusados de soberbios, modernillos y eurofans; no dudo que habrá gente que escuche a este grupo y sea esas tres cosas, pero es que hay personas que no somos así y además nos mola la música que hace ese pobre hombre fan de Raffaella que se puso el casco y se fue de la gala, no sé si consternado o en moto, quizá se podía haber subido al escenario a bailar el chiki-chiki pero si se sentía mal y se fue, me parece muy honesto por su parte.

Sobre el chiki, me parece muy bien que haya ganado y por una vez nos podamos reír nosotros de los europeos que tan europeos se han sentido siempre respecto a los que vivimos en esa parte de África que empieza en los Pirineos. Me parece un poco triste que deba hacernos ilusión participar en un festival que antaño servía para promocionar turística y políticamente a los que habían sido aceptados en Europa por Francia, Inglaterra y Alemania y que ahora no se sabe muy bien para qué se mantiene. No sé porque no aceptan que está obsoleto y lo suspenden, sin más.

Si hubiera ganado nuestro popi, hubiera sido interesante ver qué pasaba, aunque lo más seguro es que le hubieran ignorado, no sé si un fenómeno tan español como éste habrá tenido mucha repercusión por ahí. Tampoco hace falta, que muchos nos lo quedamos si no lo quieren.

Pero estábamos hablando de "La Casa Azul" y el nocilla pop en general, es curioso cómo he llegado a conocer a este grupo y otros a través de gente que los odiaba no sólo a ellos, sino a los que los escuchaban y al parecer, adoptaban su estética y hacían de ello un modo de vida, vamos, esa tribu urbana llamada modernillos, modernitos, poperos o gafapastas. He de decir que he sido y soy demasiado vaga o inconstante -y ahora además un poco vieja- para someterme a las normas estrictas de cualquier tribu en cuánto a estética e ideología, pero esta en concreto me resulta simpática y curiosa, si bien en lo musical vengo a ser retroesquizoide con ramificaciones sorpresa y topos verdes.

Hace años, cuando leía revistas con asiduidad, una mala y cara costumbre que desapareció con mi entrada en el mundo virtual, una de las que más me intrigaban era la "Rock de Lux" por su lenguaje tan elaborado y críptico, no me enteraba ni de la mitad pero me lo leía todo y por eso conocía al menos los nombres de grupos indie españoles aunque jamás llegara a escucharles. Por desgracia, no existía el emule todavía ni disponía de muchas tiendas de discos en mi pueblo costero de mala muerte, además estaba en mi época más retro, escuchando cosas como estas; nunca estuve muy interesada en la actualidad cuando ésta se producía a mi alrededor, por ejempló me compré "In Utero" de Nirvana mucho después de la muerte de Kurt Cobain.

Entonces ya había oído hablar de "La Casa Azul", pero no he tenido el placer de conocerles hasta hace muy poco, un par de años a lo sumo; en mis excursiones al youtube, "Como un fan", "El sol no brillará ya nunca más" o "Superguay" han sido de mis paisajes favoritos, aparte también pude bajarme "Chicle Cosmos" y escuchar algunas otras canciones más en esta maravillosa web, por ejemplo. No hace mucho vi "El sonido efervescente de la casa azul" en el escaparate de "Escridiscos", pero ese día estaba cerrado, supongo que me podría comprar sus tres o cuatro discos, si es que consigo encontrarlos; espero que se aproveche la coyuntura para marcarse unas reediciones.

Personalmente, creo que es muy fácil identificarse con sus canciones; a mí me gustan por su inconfundible sonido y porque sus letras son especialmente duras con la gente falsa y manipuladora que hace daño a los demás, y sorprendentemente para todos los que tanto odian a Guille Milkiway por ser un creído y sentirse presuntamente superior a los fans de cualquier otro estilo musical, con los posers varios, como en este mismo fragmento de "Como un fan":

Que prefiero pasear por la playa
Y escuchar a Billy Joel o quizás a Ben Folds Five
Porque sé que tu los odiabas
No eran suficientemente indies
Qué mas da...
Tu siempre fuiste lo más

Además se debe tener en cuenta la creación que es el universo playero-ochentil de La Casa Azul en sí mismo, me hace gracia que haya gente que se tome el hecho de que invente un grupo con actores que fingen tocar y cantar como un ultraje personal y crean que se les engaña; yo es que pensaba que quería divertirse y divertirnos con un homenaje a los dibujos animados y anuncios de su infancia y la nuestra, no comprendo cómo se pueden poner así por esto.

Imagino que algunos modernillos se habrán ganado a pulso -o a lo mejor no, simplemente son así y hay quién no les aguanta- el odio de muchos fans de otras cosas por su presunto elitismo, pero no olvidemos que ellos no son Guille, que ha declarado algo como esto en el blog de su myspace:

Finalmente, a parte de reiterar mi agradecimiento a toda la gente que desinteresadamente ha estado votando por La Casa Azul, querría expresar mi rechazo a cualquier tipo de confrontación entre personas porque consideren que una u otra propuesta es mejor o peor. Está claro que La Casa Azul no gusta a la mayoría de la gente porque si así fuera, pues sería un grupo más conocido. No lo es, entre otras cosas, porque a mucha gente no le gustan ni las canciones del grupo ni su puesta en escena. Y eso es perfectamente comprensible y respetable. La Casa Azul aparecerá en la gala de TVE con la propuesta que lleva actualmente en directo, quizás con algún apoyo vocal, entre otras cosas porque solamente se permiten 6 personas en escena, por lo que no podía haber presencia física de los 5 androides, otros 2 coristas y yo. Así que los androides aparecerán como aparecen actualmente en los directos de La Casa Azul, metidos en sendas pantallas de plasma, meticulosamente programados para la revolución sexual. En el increíble caso de que La Casa Azul pudiera llegar a representar a TVE en Eurovisión, entonces es muy posible que la puesta en escena se hiciera mucho más tecnológica y espectacular, ya que tendríamos bastante más tiempo para prepararla.

Pues eso, que realmente lo que tenemos que hacer todos con todo este tema es quitarle importancia, pasarlo bien y disfrutar de las cosas que están por venir. Hablo por mí sobretodo...

Sí, un tío muy desagradable merecedor de que le caigan toda suerte de plagas bíblicas encima y al campo de concentración con los creídos de sus fans. Si es que ya se ve, ya...

Hay que ver qué cantidad de burradas han dicho del pobre chaval en comentarios aquí y allí, blogs, fotologs y hasta por sms, seguro, y de los que le escuchamos, por ser unos cursis o unos horteras a sus ojos, y además sentirnos superiores, qué manía con eso. Si yo fuera una creída seguro que me iría mucho mejor que siendo una persona bastante insegura, tiene gracia que se metan con la gente por ser segura de sí misma y luego al que no lo es, se lo coman con patatas en trabajos y centros escolares; cuando decidan qué cuota de autoestima es la correcta que nos envíen un folleto, junto con las canciones que debemos escuchar para ser normales y no molestar a nadie. Y perdón por las molestias, señores marqueses de la Música.

Luego esta es la misma gente que se queja de que todo está muy mal, que si el reggaeton, que si los triunfitos, que si las fórmulas comerciales, que si todo suena igual, pero al mismo tiempo cualquier innovación les molesta, porque ellos sí pueden tener preferencias por estilos determinados y pensar que son mejores y más inteligentes que la choni de la esquina que escucha a Camela por ello, que es algo muy normal y no como esos malditos poperos elitistas.

Además de La Casa Azul, hay otros grupos de este estilo -creo que son del tontipop, que para mí no es un término despectivo, pero me puedo equivocar, está esto de las etiquetas muy liado- que me han gustado como Chico y Chica y por supuesto, los geniales Astrud, no sé si podría incluir a los argentinos Miranda, que también suenan a videojuego y sobre los que un día también haré un post aún más lamentable que este, porque entre otros vicios, escucho lo que me da la gana.




No hay comentarios: